jueves, 28 de enero de 2016

La estación de las flores en llamas (Sarah Lark) (EDICIONES B)

Libro intenso, con una narrativa amena, un lenguaje sencillo y una ambientación muy cuidada, que nos llevará a recorrer parte de Nueva Zelanda en la primera mitad del siglo XIX. Es el primero de una trilogía.

Estamos ante un relato de los llamados landscape, en el que la autora nos traslada a los años 1837-1845, y utiliza como núcleo de la narración, las vicisitudes de unas familias de colonos alemanes que buscan en las nuevas tierras un mejor medio de vida, pasando para ello por todo tipo de calamidades, apoyándose siempre en su fe, pues eran de la escisión Luterana.

Es un libro muy entretenido, de los que estas deseando seguir leyendo para ver que sucede en el siguiente capitulo, las penurias y vivencias que tienen los protagonistas, las sufres con ellos, los sentimientos que afloran entre sí, también te conmueven a ti, y se debe principalmente a que los perfiles de los protagonistas están bien definidos y que los personajes secundarios tienen un gran peso en la novela, con lo que consigue el equilibrio necesario para que sea muy ágil y todo esto contado de una manera muy fluida que hace de sus 800 páginas un relato de fácil lectura.

En realidad todos estos libros con historias épicas, tienen unos patrones comunes, los malos son extremadamente malos, los buenos muy buenos, las injusticias son tremendas, las penalidades llegan a extremos inhumanos, etc., pero lo que hace que te parezca interesante o no, es la destreza en la narración y como consecuencia de ello, te identifiques con la historia, que sufras, te alegres, te indignes, te rebeles o por el contrario, como pasa en otros, te resulte indiferente.

Para que una obra sea completa, aparte de la trama principal, tiene que tener una ambientación muy lograda que nos detalle la época, forma de vida, costumbres, y demás, aquí nos encontramos con un testimonio bastante completo de como fueron esos años de diáspora en busca de unas tierras totalmente desconocidas hasta la fecha, la fundación de ciudades, el florecimiento de actividad económica, establecimiento de la ganadería en la Isla y unas relaciones no siempre fáciles con los maoríes, los aborígenes de la zona, y su ingenuidad a la hora de negociar la propiedad de sus tierras.

Se trata de una epopeya, donde hay un poco de todo, amores imposibles, traiciones, viajes, creencias religiosas a ultranza que condiciona el comportamiento de manera notable, indígenas, prostitución, inundaciones, ganado, colonos, asentamientos, terrenos de labranza, aventura, engaños... en definitiva un libro que no te aburrirá, que disfrutarás desde la primera página y a pesar de su grosor, no desearás que termine.


Mi puntuación es de 7,5 sobre 10.

lunes, 18 de enero de 2016

Lady Susan (Jane Austen)

Como se pueden condensar en tan pocas paginas y de una manera tan poco ortodoxa (de forma epistolar), una historia tan llena de enredos, de sentimientos frustrados, de engaños premeditados, sutilezas orquestadas, ironías bien suministradas....en definitiva una joya de 100 páginas.

Que haya leído este libro es una casualidad, estaba buscando en mi biblioteca a ver si tenia un libro para un reto de lectura, y cayó en mis manos este, me dispuse a empezarle y así matar dos pájaros de un tiro, leer otra vez en papel, cosa que no hacia en años y reencontrarme con Austen, aunque a fuer de ser sinceros nunca he leído mucho de ella, y empezando... empezando...”ha caído de una sentada”.

No me gusta detallar en mis comentarios lo que ya viene en la sinopsis y que en las reseñas de otros blogs hacen mejor que yo, pero en este caso diré que se trata de una mujer viuda, joven, guapa, con una habilidad para seducir y embaucar a los que están a su alrededor, tanto es así que muy pocos perciben sus verdaderas pretensiones, con lo que su juego resulta todavía mas morboso.

En el libro queda demostrado las sibilina maniobras de una dama para poder cumplir todos sus objetivos a fuerza de ir siguiendo a rajatabla unos planes preestablecidos, utilizando para ello toda la astucia y artimañas necesarias, incluso si no salia todo como en un principio tenía previsto, siempre se las arreglaba para encontrar un “plan B”, con prodigiosa rapidez.

Para ser un poco indulgente y si bien todos los lectores la detestemos, el deseo de la protagonista era el bienestar principalmente económico y social de ella y de su hija, y que en aquella época no sería nada inusual conseguirlo a base de matrimonios preconcebidos y otros ardides, por lo tanto, hay que verlo con la perspectiva según el periodo en que se narra la historia.

Tenemos que tener en cuenta que lo escribió con 19 años (1794) que lo reviso en 1805 y se publico en 1871, ya habiendo fallecido la autora, pero lo que mas llama la atención, es que con esa edad fuera capaz de gestar este pequeño tesoro en forma de libro, que recomiendo fervientemente.


Mi puntuación es de 8 sobre 10.

jueves, 14 de enero de 2016

Diamante Azul (Care Santos) (DESTINO)

Buena novela, pero con un baile de fechas tan intenso, que estás mas pendiente de averiguar a quien se refiere el siguiente capitulo, según la época que se trate, que a la narración en sí.

Con este libro hay que tener paciencia, y de eso adolecemos muchos lectores. En primer lugar porque la narración es lenta e inconexa hasta casi la mitad de la novela y en segundo, por lo dicho anteriormente, nos vuelve locos mandándonos de un periodo a otro a lo largo de todo el relato.

Con estas características y habiendo tenido la fuerza de voluntad de continuar pese a estas “adversidades” nos encontramos una historia interesante, quizás con mas detalles sobre los ascendientes de los que son necesarios, pero que nos descubren las vicisitudes de una saga familiar con una maldición a sus espaldas y nos muestra con bastante fidelidad las penurias de unos años en los que las clases sociales y los buenos modales estaban muy arraigados, el cambio de los pueblos por la ciudad en busca de una vida mejor era palpable y donde todo signo de modernidad era rechazada en algunos sectores de la población, como es el caso de la incipiente llegada del cinematógrafo.

Me intereso mucho el mundo de los tintes de la ropa en aquella época, no tenia ni idea de ello y hay que agradecer a la autora que se haya documentado tan bien para poder transmitírnoslo con todo lujo de detalles, incluso “interviniendo” en el libro el descubridor de algún color.

Por consiguiente, en mi opinión, una novela con altibajos, que esta bien escrita, el poco humor que tiene es inteligente, describe bien a la burguesía catalana y al final, creo que es lo mejor que se puede decir de un libro, da pena terminarlo.


Mi puntuación es de 6 sobre 10.

viernes, 8 de enero de 2016

El llanto de los elefantes (Genoveva Casanova) (ESPASA)


Si lo que quiere la autora es darnos a conocer la conversión de la inocencia a la dura realidad de la edad adulta, el viaje físico y sobre todo espiritual a la India, una historia exótica vestida de sentimientos afectivos encontrados, mostrarnos su redacción mas sofisticada.......se queda a medias en todas sus pretensiones.

Cuando vas avanzando en el libro, piensas que estas ante uno de tantos, que le cuesta mucho meterse en el grueso de la trama, que los preliminares antes de llegar a lo sustancial del relato, son demasiados extensos pero que acabará presentándose, aquí no llega nunca, se pierde en una literatura llena de metáforas, envueltas en una aureola de misticismo o sensualidad, que por lo menos a mi, no me ha transmitido en absoluto.

En la mitad de la narración cuando parece que empieza a desarrollarse una historia sugestiva, resulta que se convierte en una anécdota que se difumina sin saber como y prosigue dándonos a conocer la idiosincrasia de una Nación con el mismo estilo, perdiéndose en vocablos y alegorías que desvirtúan su propósito.

Conoce bien los lugares, domina lo que nos esta contando y bien es verdad que nos describe un País con sus bondades y sus miserias, pero esto a la hora de escribir no basta, esos datos se tienen que saber en que instante hay que describirlos, con que propósito y que parezca en todo momento natural, en el libro que nos ocupa, parece que esta deseando “soltarlos” para que el lector perciba esta realidad.

Siempre reconociendo y admirando a la persona que da el paso de escribir, pero, ante las preguntas que me hago cuando finalizo, me ha entretenido, estaba deseando seguir leyendo para ver que pasa a continuación, me ha emocionado, se me ha puesto la “piel de gallina” en algún momento, me he reído.......si a todo me contesto que no, es evidente que es un libro que hubiera sido prescindible en mi actividad lectora.

Mi puntuación es de 3 sobre 10.