miércoles, 10 de febrero de 2016

La leyenda de ciertas ropas antiguas (Henry James)

Relato breve, con un estilo impecable, una narración que nos cautiva desde la primera página, una descripción fidedigna de las costumbres de la época y un final que no podrás olvidar.

El libro nos narra unos sucesos de amor y celos; dicho de esta manera, podríamos pensar que estamos ante una obra de las muchas que reflejan estos sentimientos, sin embargo, la disimilitud, se fundamenta en la manera de contarlo, en la maestría de su redacción, haciéndote cada vez mas participe y deseoso de saber como termina la historia.

Nos cuenta, a grosso modo, una historia de dos hermanas, que se ven enfrentadas por el amor de un joven, y su silente espera hasta que se decida por una de ellas, teniendo en cuenta su falta de intimidad, pues en todo momento estaban siendo observados por la madre y su hermano  “Pero la juventud y el amor son tan astutos que era posible intercambiar un centenar de minúsculas señas y promesas sin que las detectara ninguno de aquellos tres pares de ojos....”. Cuando esto ocurre, no es bien aceptado por la descartada y aun manifestando su resignación, se deja entrever que aguarda una venganza, no solamente por su orgullo herido, sino también por conseguir los bienes materiales.

Me gustaría poner de manifiesto algunas reflexiones que van mas allá de la historia y me han llamado la atención:
                  En primer lugar ese guiño a Shakespeare que nos hace, con el nombre de las hermanas, una se llama Perdita como en Cuento de Invierno y otra Viola como en Noche de Reyes y que el mismo nos lo expone, diciéndonos que el padre era muy entusiasta de este escritor.

                 Nos menciona como el padre, ordeno que el hijo estudiara en Oxford, que fuera el hijo y no las hijas (no sé si las mujeres eran admitidas en la universidad a mediados del siglo XVIII) refleja como era la estructura patriarcal de aquel periodo y su diferencia en razón de sexo, pues a las mujeres nos las muestra cosiendo y planchando, esperando en definitiva, un marido bien visto por la familia.

                Queda patente que las buenas relaciones siempre existen mientras no haya conflicto de intereses, en este caso, hasta la llegada del Sr. Lloyd todo era una “balsa de aceite”, a raíz de esto, se inicia una enconada rivalidad, si bien no manifestada, no por ello menor.

               Y por ultimo las “armas de mujer” utilizadas por Viola para conseguir el afecto, con una finalidad exclusivamente económica, de Arthur, su sabiduría a la hora de llevarlas a cabo, su aparente inaccesibilidad aun conviviendo “Lloyd experimentaba la provocativa sensación de que ella estaba en la casa y sin embargo era inabordable (….) Si esto eran artificios, Viola era una gran artífice. Pero el efecto de los mismos era tan suave, tan paulatino, estaban calculados para influir sobre el alma del joven viudo”, no teniendo ningún reparo en utilizar a una niña de corta edad para conseguir sus propósitos.

De todas maneras, este tipo de observaciones, es ver un poco mas allá, pero si lo que quiere uno, es simplemente pasar un buen rato, apreciar la buena literatura y disfrutar de un libro de pocas paginas, este es uno de ellos.

Mi puntuación es 7 sobre 10.