jueves, 22 de marzo de 2018

La pianista (Elfriede Jelinek)


    Nº de páginas: 288 págs.
    Lengua: CASTELLANO
    ISBN: 9788497938440
Mi puntuación ★★★★☆☆☆☆☆☆

Snopsis: La pianista es Erika Kohut, una mujer madura que siempre ha vivido bajo la sombra de una madre posesiva y absorbente. En realidad, Erika es una pianista frustrada que ejerce de profesora de piano. Vencida por un fracaso que no es sino trasunto de una derrota mayor, la de escapar de un dominio indeseado, y presa en la telaraña de sus inhibiciones y de una perpetua y no siempre amable vigilancia, Erika ha aprendido a ser austera y servera.
La pianista es una densa e inteligente, pero amarga, inmersión en la vida de una mujer cuya forzada soledad y sordo sufrimiento es paradigma de muchas vidas de mujer.


¿Cuanto hay de poder en el dominado y cuanto de sumisión en el que domina?.

¿Que precio hay que pagar para que nuestras oscuras vocaciones se cercioren, sin que se produzca un quebranto en nuestras relaciones?.

¿No es sombría nuestra conciencia, sabiendo que dista mucho de ser comprendida?.

¿Es mejor abrirse en canal al contar nuestros secretos, a alguien que es probable que no te entienda, o quizá es preferible seguir sumergido en ese mar de contradicciones, y que solo nuestra conciencia sea juez y parte de la causa?.

Todas estas divagaciones saco en conclusión, de un libro, que pudo ser mucho y se quedo a la mitad.

El tema que expone es muy interesante. Todo ese volcán interior que va mortificando a nuestra protagonista y que compartimos con ella en toda su extensión, resultaría muy atractivo y adictivo, sino fuera porque su autora se pierde en extensas explicaciones, farragosas descripciones, un ritmo muchas veces interrumpido y una confusa concatenación de hechos, que acaban por desvirtuar una historia prometedora.

Y la tildo así, ya que es una materia que siempre me ha interesado en una relación: quien es el que verdaderamente toma las riendas. El que da las ordenes, o el que las ejecuta; sabiendo que la fuerza esta de su parte. Quien se encuentra mas satisfecho, quien espera el dolor de una manera voluntaria o quien dócilmente se compromete a realizarlo. Y por ultimo, donde están los limites del placer si te solicitan que no ceses aunque te lo rueguen.

De acuerdo, que el argumento lleva al extremo cualquier interacción. Se acentúa un equilibrio de fuerzas lleno de contradicciones, en una personalidad, en el fondo muy vulnerable (alumno), y se aprecia claramente la perturbación por distintas causas que mantiene esta forma de actuar. Pero creo que yendo un poco mas allá, podemos distinguir el pulso que se establece entre dos personas para mantener intacto su ego.

Dicho todo esto esto, creo que la escritora lo hace tedioso, afronta el núcleo después de dar muchas vueltas, y con ello consigue un cierto cansancio cuando de verdad llega la hora de las explicaciones.

Otra relación interesante que toca: es la de madre e hija. Podríamos decir en cuanto a su exposición... que ocurre lo mismo. Es otra vertiente de dominio o de posesión: lo que podría ser causa de un desarrollo interesante y entretenido, con una optativa soledad derivando en una exclusión social muy marcada, con unos puntos de vista muy diversos y unos matices que lleva intrínseco ese nexo filial; nos la muestra con altas cuotas de reflexiones mezcladas con una gama de detalles interminables.

Destacar las grandes dosis de fuerte erotismo. No se piense nadie que es un morbo suave de novela rosa: es duro, detallado y rozando lo obsceno. Hay que reconocerla que, en este punto, no se esconde en absoluto.

Bien escrito, maneja bien el estilo. Un libro difícil de olvidar, de esta Premio Nobel de Literatura, que seguro... tendrá libros mejores.

Mi puntuación es de 4 sobre 10.

martes, 9 de enero de 2018

El gran Galeoto (José Echegaray) (CATEDRA)

           
           Nº de páginas: 272 págs
          Encuadernación: Tapa blanda
          Editorial: CATEDRA
          Lengua: CASTELLANO
          ISBN: 9788437608501
    Sinopsis: Con el estreno de esta obra, en 1881, la popularidad de Echegaray llegó a la cima. Drama que se inspira en un episodio de la" Divina Comedia" ," El gran galeoto" es un interesante estudio de las posibilidades del" teatro dentro del teatro" y una buena fuente para conocer las ideas del autor sobre el género teatral. (Casa del Libro)


Todo un clásico, que nos demuestra la inutilidad de nuestras acciones para llevar la contraria a un rumor, que ya se ha extendido y del que nadie se ha parado a cuestionar su veracidad. Les suena muy actual...¿verdad?

Drama dividido en tres actos en verso y un preámbulo. Escrito en 1881, tuvo gran éxito en el estreno. Tanto es así que en Murcia tuvo que dedicar unas palabras al publico asistente, una vez finalizada la obra.

El titulo ya nos quiere indicar los derroteros de un argumento lleno de prejuicios y de impotencia a la hora de revertir una acusación, en principio, infundada. El boca a boca tenia tanta fuerza a la hora de juzgar, que no importaba las consecuencias....que más da, el pábulo se extiende y no hay reparación posible. El chismorreo siempre es mas morboso que la realidad. “Huye quien teme, y teme quien engaña, y no es fácil que yo ni huya ni tema.”

Galeoto fue el mediador de los amores entre la Reina Ginebra y Lanzarote, y leyendo este pasaje, es cuando Francesca y Paolo se besan por primera vez en la Divina Comedia (portada). No debemos de extrañarnos por tanto, que se trate de una obra llena de dobles intenciones, con los enredos habituales y un trasfondo de critica a una sociedad deseosa de todo tipo de murmuraciones.

Amor, traición, duelos, ingratitud, muerte....Todo esto lo podemos encontrar en esta creación, que no por estar escrita hace mas de cien años, deja de tener especial interés; máxime en el tema tan cercano que nos muestra. Los amores no entendidos, las injurias, y los lances de sables, siempre son bienvenidos a un lector deseoso de emociones fuertes. “¡El delito es prudente y cauteloso!
En cambio, ¡qué imprudencia la inocencia!”

Libro interesante. Que esté en verso, puede dar pereza leerlo, pero comprobarás según vas avanzando, que te resulta muy agradable. “¿Nunca has oído que van lástima y olvido a la par en la mujer?”

Recomiendo su lectura, y así conocer a este ingeniero, Premio Nobel de Literatura (1904), tan olvidado incluso entre sus compatriotas, a pesar de sus importantes aportaciones al mundo de la literatura, las matemáticas, la física y su labor como Ministro de Fomento (1869), Hacienda (1872) y Senador.

Mi puntuación es de 6,5 sobre 10